¿Hay consenso sobre la seguridad de los transgénicos?

Durante los últimos años, la estrategia de comunicación de la industria de los transgénicos ha cambiado. Es muy difícil encontrar posicionamientos públicos sobre temas polémicos que vengan directamente de Monsanto, o incluso de las clásicas organizaciones que utilizan para hacer llegar sus mensajes, ya sean fundaciones como Antama o asociaciones industriales como ASEBIO o ANOVE. Los últimos años la estrategia se ha centrado en promover que sean científicos afines los que, a través de entrevistas de prensa o de blogs, lancen el mensaje. Un mensaje que se está centrando en repetir de forma machacona que la oposición a los cultivos y alimentos transgénicos no tiene sustento científico, ya que hay un “consenso” en la comunidad científica internacional sobre la seguridad de estos productos.

La estrategia la hemos visto funcionar en muchas ocasiones, quizás la más clara con el asunto Serallini. Desde algún punto, la industria lanza sus consignas que son repetidas de forma mimética por su red de blogueros y científicos afines. Hoy se publica en español un informe de la organización estadounidense Food & Water Watch, en el que se exponen estas prácticas para construir la idea de que existe ese consenso. Cómo la industria manipula citas de organismos internacionales e ignora la ciencia independiente.

http://www.foodandwaterwatch.org/briefs/espanol-el-falso-consenso-cientifico-el-debate-en-torno-a-los-transgenicos-no-ha-terminado/

El informe hace referencia al ámbito internacional, pero es fácil ver cómo funciona la estrategia también en España en base a un par de ejemplos recientes. Como este video de José Ignacio Cubero, profesor emérito de la Universidad de Córdoba, y uno de los partidarios de los transgénicos más activos en medios de comunicación, publicado en la web de la Fundación Antama, que hace las labores de relaciones públicas de la industria de los transgénicos en España. Aunque el video merecería un comentario más detallado, que es complicado condensar tanta demagogia en solo cinco minutos, para este tema nos basta con la primera frase: “Todas las academias y todas las universidades del mundo han abogado porque no hay nada contrario a los transgénicos”

Otro ejemplo sería esta entrevista de hace unas semanas en El País. Otra vez hay mucho que decir de la entrevista, pero aquí el consenso científico se da por hecho directamente por el periodista (lo que, viniendo de Materia, actuales responsables de la sección de ciencia de El País, tampoco sorprende demasiado). “El consenso científico en torno a la ingeniería genética es similar al que hay sobre el cambio climático y sin embargo eso no se traduce en apoyo del público. ¿Por qué?”

¿Pero en que se basan para dar por supuesto este consenso? Ninguno cita fuentes. Y ni me quiero imaginar que pasaría si una organización ecologista hiciese este tipo de afirmaciones sin referirse a una fuente. Food & Water Watch ha ido a buscar en qué se basan sus defensores, y ha comprobado que esta campaña por un supuesto consenso está construída en base a citas equívocas y tergiversadas de instituciones científicas para afirmar que forman parte de un supuesto consenso en torno a la seguridad de los transgénicos.

Por ejemplo, la Royal Society of Medicine es una de las organizaciones normalmente citadas como parte de este consenso. Se hace en base a una cita seleccionada de un artículo publicado en una revista científica que gestiona la Sociedad, pero que no refleja la opinión de la organización. O la Royal Society of London, organización que se incluye en este consenso en base a un texto extraído de un artículo de periódico sobre la Royal Society, que no es una cita o una posición de la Sociedad. Y como éstos, se pueden encontrar más ejemplos.

Se puede también comprobar como la mayoría de los estudios científicos que apoyan que los transgénicos son seguros han sido financiados por la industria. Y cómo muchos científicos independientes han alzado la voz para negar la existencia de un consenso, y reivindicar la necesidad de continuar el debate y la investigación.

La realidad es mucho más compleja de lo que nos quieren hacer ver la industria y sus portavoces. La mayoría de las instituciones científicas que lidian con este tema reconocen abiertamente que existen cuestiones en torno a la seguridad de los alimentos y cultivos transgénicos que no se han abordado y que hay lagunas en la investigación existente. Se pueden ver algunas en la nota de prensa de Food & Water Europe y Amigos de la Tierra, tomados del manifiesto en contra del supuesto consenso científico.

De todas formas, tan solo el hecho de que tengamos que estar discutiendo sobre si hay o no consenso, ya indica que éste no es muy real, ¿no?

El informe se puede consultar en español aquí y en inglés aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s